¿Cómo encontrar un establecimiento adecuado?


Inicio > Encuentra una residencia de mayores > ¿Cuándo considerar la residencia de mayores como una opción real?

Todo dependerá de las necesidades de salud, dependencia, requisitos de comodidad y, por supuesto, de su presupuesto. Razones por las que "Abuelos plus" se mantiene constantemente informado de la calidad y la seriedad de la gestión de cada residencia seleccionada para personas mayores.


Y esto a través de multitud de testimonios de los residentes, de sus familias, pero también del personal médico y de los trabajadores sociales con los que "Abuelos plus" trabaja día a día, para garantizar a todos la mejor elección posible.

Cada tipo de persona corresponde a un tipo de establecimiento...

¿Independiente, dependiente parcial o altamente dependiente? 

En función de sus necesidades, es aconsejable elegir entre los diferentes tipos de establecimientos que estén mejor adaptados.

Para ello, primero será necesario determinar las necesidades de la persona mayor:

Varios criterios de selección deben guiarle en la elección de un establecimiento adaptado a las necesidades de la persona mayor, siendo el más importante su grado de dependencia y la atención médica requerida por su patología. En segundo lugar, habrá que tener en cuenta otros criterios, como sus preferencias en cuanto al marco y la gama de servicios ofrecidos.

Evaluar su autonomía

Para valorar mejor la atención adecuada al futuro residente, el primer factor a tener en cuenta es el grado de dependencia. Le permitirá determinar con precisión el tipo de residencia de ancianos que debe valorar. Si es completamente independiente, puede considerar optar por una residencia o apartamentos para personas completamente independientes, pero con servicios de atención específica a las personas mayores. Si sólo es ligeramente dependiente, la residencia de mayores tradicional puede ser adecuada. Si es muy dependiente, tendrá que optar por una residencia especializada.

Evalúe su estado de salud

Para afinar su búsqueda, es esencial evaluar el estado de salud del futuro residente. Es de acuerdo a sus necesidades médicas que usted podrá buscar una residencia especializada o no. Artrosis, enfermedad de Parkinson o Alzheimer, trastornos visuales o minusvalías menores, son indicadores que le guiarán en la elección del establecimiento más adecuado. El médico que lo atiende también puede proporcionarle una valiosa ayuda con esta evaluación.

Esté atento a sus deseos

La elección de una residencia de mayores para personas con el mismo nivel de dependencia que el futuro residente es también esencial para facilitar su integración. Escuchar a tu familiar mayor para saber si quiere una casa con espacios verdes, si acepta a su gato o si no puede ser feliz sin un piano a su disposición, es dar prioridad a sus deseos. Por último, ir a visitar la casa con su ser querido y considerar juntos llevar algunos muebles y recuerdos, le ayudará a familiarizarse con el lugar y no perder sus referencias.

El aspecto psicológico

Para facilitar la integración de una persona mayor en una residencia de mayores, es necesario comprender su aprehensión para poder tranquilizarla. Más que cualquier otro miedo, el de la supuesta pérdida de su libertad es el más grande. Luego viene la pérdida de los puntos de referencia familiares y la de estar lejos de sus seres queridos. Demostrarle que su libertad e independencia serán preservadas le permitirá considerar entrar en una institución de una manera más serena.

Importante: Incluso si las facultades de la persona mayor están deterioradas, trate de involucrarla lo más posible en las visitas. Su actitud y sus sentimientos en ese momento serán buenos indicadores.

Elección de una habitación adecuada

Diferentes tipos de habitaciones están disponibles en los establecimientos. Determinar qué habitación reservar es una cuestión de conveniencia y costo.

La habitación doble: apta para parejas, ofrece espacio suficiente para acomodar todos los muebles pequeños e incluye un baño privado.

La habitación doble: dos habitaciones individuales conectadas por el mismo baño. Menos costoso, también le permite compartir momentos de discusión con su compañero de cuarto. Además, la presencia de una persona cercana es a menudo apreciable en caso de dificultad.

Habitación individual: si la persona mayor se preocupa por su privacidad y recibe visitas regulares de quienes la rodean, es mejor optar por una habitación individual.

El apartamento: más propuesto en servicio de residencia o en vivienda residencial, ofrece servicios más o menos lujosos según el standing del establecimiento.

Es importante saber: Es posible llevar a su mascota a una residencia. Casi una de cada dos residencias lo permite. No obstante, deben respetarse las instrucciones internas de la institución.

Boletín informativo / Recibe cada mes las noticias sobre el envejecimiento