Vivir en casa con asistencia a domicilio

Vivir en casa con pérdida de autonomía > Los límites del cuidado en el hogar

El cuidado en el hogar tiene sus límites porque depende en gran medida de la solidaridad familiar, del esfuerzo de los cónyuges que envejecen o de los hijos que deben renunciar a una parte de sus actividades profesionales y familiares. 

 

Enfrentados con la pérdida progresiva de autonomía de su ser querido, y a veces de manera brusca con la pronta aparición de la enfermedad de Alzheimer o Parkinson, los familiares pueden sentirse desamparados, intentado de todas formas, mantener el familiar en su casa el mayor tiempo posible.

 

 

 

 

Si bien quedarse en casa sigue siendo la voluntad de la mayoría de los Españoles, es importante velar por la seguirdad de nuestro familiar, y cuando nos encontramos con cuestiones de seguridad reales, que imponen, una asistencia a domicilio.

La reorganización del entorno de vida con la revisión de la vivienda de la persona mayor, la implementación de horas de asistencia domiciliaria...las medidas a implementar son numerosas y requieren una cierta profesionalidad.

Sin embargo, cuando la persona mayor necesita supervisión constante, valorar una residencia de mayores es la mejor solución para la persona mayor en primer lugar, pero también para el cuidador. De hecho, es un alivio para la persona mayor saber que personas competentes cuidarán de la persona mayor y manejarán las dificultades diarias inherentes a su condición.

 

 

 

 

 

Newsletter / Inscríbase