La enfermedad de Parkinson y el ejercicio


Inicio > Salud Seniors > Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una condición neurodegenerativa que afecta el movimiento, pero la buena noticia es que el ejercicio puede jugar un papel crucial en la gestión de sus síntomas. La actividad física no solo puede mejorar la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio, sino que también puede tener efectos positivos en el estado de ánimo y la calidad de vida general de las personas con Parkinson.

Beneficios del ejercicio para personas con Parkinson

  • Mejora del equilibrio y la coordinación: Ejercicios como el tai chi y el yoga pueden ser especialmente beneficiosos para mejorar el equilibrio y la coordinación, reduciendo así el riesgo de caídas.

  • Aumento de la fuerza muscular: Los entrenamientos de fuerza, incluso con pesos ligeros o bandas de resistencia, pueden ayudar a contrarrestar la pérdida de masa muscular y mejorar la capacidad funcional.

  • Mejora de la flexibilidad: La flexibilidad es importante para mantener el rango de movimiento y prevenir lesiones. Actividades como el estiramiento y el pilates pueden ser de gran ayuda.

  • Beneficios para el estado de ánimo: El ejercicio libera endorfinas, las cuales pueden mejorar el estado de ánimo y reducir síntomas de depresión y ansiedad.

Tipos de ejercicio recomendados

Haz preguntas sobre residencias de mayores adecuadas para ti

  • Ejercicios aeróbicos: Caminar, nadar y montar bicicleta son ejercicios aeróbicos que pueden mejorar la resistencia y la salud cardiovascular.

  • Entrenamiento de fuerza: Levantar pesas ligeras o usar bandas de resistencia puede ayudar a mantener y mejorar la fuerza muscular.

  • Ejercicios de equilibrio: Prácticas como el tai chi y el yoga son excelentes para trabajar en el equilibrio y la estabilidad.

  • Ejercicios de flexibilidad: Incluir rutinas de estiramiento antes y después de los entrenamientos puede mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento.

Consejos para comenzar

  • Consulte con su médico: Antes de comenzar cualquier programa de ejercicio, es importante consultar con su médico o fisioterapeuta para asegurarse de que las actividades sean seguras y adecuadas para su condición.

  • Comience gradualmente: Si es nuevo en el ejercicio, comience con actividades de bajo impacto y aumente gradualmente la intensidad y la duración de los entrenamientos.

  • Mantenga la consistencia: La clave para obtener beneficios es mantener una rutina de ejercicio regular. Intente hacer actividad física al menos 3 veces a la semana.

El ejercicio es una herramienta poderosa para las personas con Parkinson, ofreciendo una variedad de beneficios tanto físicos como mentales. Al encontrar los tipos de ejercicio correctos y abordarlos con consistencia y cuidado, es posible mejorar significativamente la cali. 

Abuelos Plus está aquí para ayudarte a elegir una residencia o centro de cuidado que mejor se adapte a tus necesidades. Contáctanos al 91 269 46 56 o haz clic aquí. 

Boletín informativo / Recibe cada mes las noticias sobre el envejecimiento