¿Cómo es la vida en una residencia?


Inicio > Encuentra una residencia de mayores > La vida en una residencia de mayores

Hoy en día, la residencia de mayores es un verdadero espacio de vida y ocio, con mucha vida social , entretenimiento y actividades terapéuticas y lleno de actividades organizadas durante todo el año.

Además de la supervisión por parte de personal formado y cualificado y de un entorno adecuado que combina confort y seguridad, las residencias de mayores también se benefician de un control riguroso y están sujetas regularmente a planes de modernización.

Una mejora en la calidad de vida

Romper el aislamiento, vivir una jubilación tranquila sin tener que asumir las obligaciones de la vida cotidiana... Las múltiples y variadas razones que llevan a las personas mayores y a sus familias a elegir una institución tienen todas ellas el objetivo de garantizar una mejor calidad de vida a la persona mayor.

Un lugar adaptado para vivir

La sala de estar principal y la habitación de una residencia de mayores han sido diseñadas para satisfacer las necesidades y gustos de las personas mayores. Con claridad, bien ventilada y sobre todo bien equipada, garantiza la seguridad de los residentes que están perdiendo su autonomía. Dependiendo del caso, la cama será ortopédica o normal y  el cuarto de baño diseñado con barras de agarre y un suelo antideslizante

Haz preguntas sobre residencias de mayores adecuadas para ti

Espacios comunes

Organizados adecuadamente, están diseñados para facilitar los desplazamientos e incluyen salones donde los residentes pueden reunirse, divertirse o recibir visitas, así como un comedor donde se sirven comidas. Dependiendo de la residencia, también puede haber espacios al aire libre para paseos, una sala multimedia, una biblioteca o una sala de lectura.

Servicios variados

Dependiendo de las necesidades y el presupuesto de la persona mayor, es posible elegir una residencia con prestaciones adicionales. Dependiendo del establecimiento, las habitaciones están equipadas con balcones o incluso un salón. Algunos tienen grandes parques de flores. En otros, el catering es variado y refinado con un chef que asegura la calidad de los menús.

Varios establecimientos cuentan con un espacio Snoezelen diseñado para promover la estimulación multisensorial a través de la iluminación tenue con variaciones de luz, así como la difusión de música suave y perfumes. Otros ofrecen una sala de fisioterapia o terapia ocupacional o un salón de peluquería y belleza.

Una dieta sana y equilibrada

Un gran número de personas mayores que viven en sus casas están desnutridas. Con la edad, la desnutrición provoca complicaciones y un aumento de la mortalidad. Estos dos hallazgos significan que la desnutrición entre las personas mayores es un importante problema de salud pública que ha sido objeto de recomendaciones del ministerio de Sanidad. Del 30 al 50% de los ancianos sufren de desnutrición proteínico-energética. Esto causa debilidad general, así como trastornos de la marcha y el equilibrio. 

Los establecimientos  tienen la obligación legal de garantizar una alimentación equilibrada y de organizar un seguimiento nutricional de los residentes. Contrariamente a los prejuicios, las necesidades energéticas de las personas mayores no disminuyen con la edad, sino que aumentan! De hecho, cuando llegan a la vejez, las personas mayores se sienten mucho menos hambrientas y sedientas y tienden a no comer lo suficiente. Su ingesta de alimentos debe ser de alto valor nutritivo para evitar deficiencias y reforzar su sistema inmunológico. Por ello, las residencias de ancianos recurren a profesionales de la dietética para preparar comidas adaptadas. También son responsables de asegurar que se respeten las dietas y los requisitos de salud de los residentes: sin sal, sin colesterol, sin azúcar para los diabéticos... Sin embargo, los platos que se ofrecen son variados y sabrosos para animar a los residentes a comer bien.

Mantener los vínculos sociales

La pérdida de autonomía tiene un efecto muy negativo en el mantenimiento de la vida social y contribuye al sentimiento de aislamiento de la persona mayor. Por otro lado, vivir en una residencia de ancianos te permite disfrutar de la vida en comunidad y así fomentar los intercambios.

Boletín informativo / Recibe cada mes las noticias sobre el envejecimiento