Neumonía en adultos mayores


Inicio > Salud Seniors > Enfermedades diversas

La neumonía es una infección pulmonar que puede ser causada por bacterias, virus o, en algunos casos, hongos. Afecta principalmente a los alvéolos, que son los sacos de aire en los pulmones donde se produce el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. La neumonía puede ser una condición grave, especialmente en los adultos mayores, debido a que el sistema inmunológico tiende a debilitarse con la edad y los pulmones pueden ser menos eficientes en la limpieza de sí mismos.

¿Qué es la Neumonía?

La neumonía se caracteriza por síntomas como tos (a menudo con flema), fiebre, escalofríos, dolor en el pecho al respirar o toser, y dificultad para respirar. En los adultos mayores, los síntomas pueden ser menos obvios y pueden incluir confusión, cansancio inusual, falta de apetito y respiración rápida o superficial.

Factores de riesgo en adultos mayores

Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de desarrollar neumonía debido a varios factores, incluyendo:

  • Sistema inmunológico debilitado: El envejecimiento puede llevar a una disminución en la eficacia del sistema inmunológico.

  • Enfermedades crónicas: Condiciones como la enfermedád cardíaca, la diabetes y la enfermedád pulmonar crónica pueden aumentar el riesgo.

  • Institucionalización: Las personas que viven en hogares de ancianos o centros de atención a largo plazo tienen un mayor riesgo de exposición a infecciones.

  • Aspiración: La dificultad para tragar, común en los ancianos, puede llevar a la aspiración de bacterias en los pulmones.

Prevención y vacunación

Haz preguntas sobre residencias de mayores adecuadas para ti

La prevención de la neumonía en los adultos mayores es crucial. Las vacunas contra la neumonía (neumococo) y la influenza pueden ayudar a proteger contra ciertos tipos de infecciones que pueden causar neumonía. Además, prácticas como lavarse las manos regularmente, evitar el humo de cigarrillo y mantener una nutrición adecuada pueden reducir el riesgo.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de neumonía generalmente se realiza mediante una combinación de historia clínica, examen físico y radiografía de tórax. Pruebas de laboratorio, como análisis de sangre y cultivos de esputo, también pueden ser útiles.

El tratamiento de la neumonía puede incluir antibióticos para las infecciones bacterianas, antivirales para las virales (aunque muchos tipos de neumonía viral no tienen tratamiento específico) y medidas de apoyo, como reposo, hidratación y oxígeno suplementario si es necesario.

La neumonía es una condición grave que requiere atención médica oportuna, especialmente en los adultos mayores. La prevención a través de vacunas y prácticas saludables, junto con el diagnóstico y tratamiento temprano, son fundamentales para reducir el impacto de la neumonía en los ancianos. Si sospecha que un adulto mayor puede tener neumonía, es importante buscar atención médica de inmediato para garantizar el mejor resultado posible.

Abuelos Plus está aquí para ayudarte a elegir una residencia o centro de cuidado que mejor se adapte a tus necesidades. Contáctanos al 91 269 46 56 o haz clic aquí. 

Boletín informativo / Recibe cada mes las noticias sobre el envejecimiento