El Herpes Zóster (Culebrilla): Un recordatorio del virus de la varicela


Inicio > Salud Seniors > Enfermedades diversas

El herpes zóster, más conocido como culebrilla, es una enfermedád viral que resulta de la reactivación del virus de la varicela-zóster, el mismo virus que causa la varicela. Después de sufrir varicela, el virus puede permanecer inactivo en el sistema nervioso y reactivarse años después en forma de herpes zóster.

¿Qué es el Herpes Zóster?

El herpes zóster se caracteriza por una erupción dolorosa de ampollas que suele aparecer en un lado del cuerpo o la cara. Esta erupción sigue el patrón de los nervios y puede causar dolor intenso, picazón y sensitivity a la piel. El brote de herpes zóster puede durar varias semanas y, en algunos casos, puede dejar secuelas como neuralgia postherpética, un dolor nervioso persistente después de que desaparece la erupción.

Factores de riesgo para el Herpes Zóster

Los factores de riesgo para el desarrollo de herpes zóster incluyen:

  • Edad: El riesgo aumenta con la edad, especialmente después de los 50 años.

  • Sistema inmunológico debilitado: Las condiciones que afectan el sistema inmunológico, como el VIH/SIDA, el cáncer o el uso de medicamentos inmunosupresores, pueden aumentar el riesgo.

  • Estrés: El estrés emocional o físico puede desencadenar un brote de herpes zóster.

  • Antecedentes de varicela: Toda persona que haya tenido varicela puede desarrollar herpes zóster.

Síntomas del Herpes Zóster

Los síntomas del herpes zóster pueden incluir:

  • Dolor, ardor o picazón en un área específica de la piel.

  • Erupción cutánea con ampollas llenas de líquido.

  • Fiebre, escalofríos y cansancio.

  • Dolor de cabeza o sensitivity a la luz.

Diagnóstico y tratamiento del Herpes Zóster

El diagnóstico del herpes zóster se basa en la aparición de la erupción cutánea y los síntomas asociados. No existe cura para el herpes zóster, pero el tratamiento puede ayudar a aliviar el dolor y acortar la duración del brote. El tratamiento puede incluir:

  • Antivirales: Para reducir la gravedad y duración del brote.

  • Analgésicos: Para controlar el dolor.

  • Crema de calamina o compresas frías: Para aliviar la picazón y el malestar.

  • Vacuna contra el herpes zóster: Para reducir el riesgo de brotes en adultos mayores.

Prevención del Herpes Zóster

La prevención del herpes zóster se centra en la vacunación. Existen vacunas recomendadas para adultos mayores que pueden reducir significativamente el riesgo de desarrollar herpes zóster y sus complicaciones. La vacuna se recomienda especialmente para personas mayores de 60 años, aunque puede administrarse a partir de los 50 años.

El herpes zóster es una enfermedád que puede causar dolor y malestar significativos, especialmente en adultos mayores. La comprensión de los factores de riesgo, los síntomas y las opciones de tratamiento y prevención es esencial para manejar esta enfermedád y reducir su impacto en la calidad de vida.

Abuelos Plus está aquí para ayudarte a elegir una residencia o centro de cuidado que mejor se adapte a tus necesidades. Contáctanos al 91 269 46 56 o haz clic aquí. 

Boletín informativo / Recibe cada mes las noticias sobre el envejecimiento