La Artritis Reumatoide en adultos mayores


Inicio > Salud Seniors > Enfermedades diversas

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedád autoinmune crónica que causa inflamación en las articulaciones, lo que puede llevar al dolor, la rigidez y la pérdida de función. A diferencia de la artritis osteoartritis, que es más común en los adultos mayores y está relacionada con el desgaste normal de las articulaciones, la AR puede comenzar a cualquier edad, pero su incidencia aumenta con los años.

¿Qué es la Artritis Reumatoide?

La AR ocurre cuando el sistema inmunológico ataca por error el revestimiento de las membranas sinoviales, que rodean las articulaciones. Esta respuesta inmune provoca inflamación, hinchazón y, con el tiempo, puede dañar el cartílago y los huesos subyacentes. La AR es una enfermedád sistémica, lo que significa que puede afectar otras partes del cuerpo además de las articulaciones, como la piel, los pulmones y los vasos sanguíneos.

Síntomas de la Artritis Reumatoide

Los síntomas de la AR pueden variar de leves a severos y tienden a ser más pronunciados por la mañana o después de períodos de inactividad. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor y rigidez en las articulaciones, especialmente en las manos y los pies.

  • Inflamación y enrojecimiento en las articulaciones afectadas.

  • Fatiga y debilidad general.

  • Pérdida de apetito y baja fiebre en algunas personas.

  • Nódulos debajo de la piel, cerca de las articulaciones afectadas.

Factores de riesgo en adultos mayores

Haz preguntas sobre residencias de mayores adecuadas para ti

Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de desarrollar AR debido a varios factores, incluyendo:

  • Edad: El riesgo de AR aumenta con la edad.

  • Género: Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar AR que los hombres.

  • Antecedentes familiares: Tener familiares cercanos con AR puede aumentar el riesgo.

  • Factores ambientales: La exposición a ciertos factores ambientales puede desencadenar la enfermedád en personas genéticamente predispuestas.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de AR se basa en una combinación de historia clínica, examen físico, análisis de sangre (incluidos los factores reumatoides y los anticuerpos cíclicos citrulinados) y radiografías. No existe cura para la AR, pero el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas, prevenir el daño articular y mejorar la calidad de vida.

El tratamiento de la AR en adultos mayores puede incluir:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir el dolor y la inflamación.

  • Corticosteroides para controlar la inflamación y aliviar los síntomas.

  • Medicamentos modificadores de la enfermedád reumatoide (DMARD) para ralentizar el avance de la enfermedád y salvar las articulaciones.

  • Terapias biológicas que bloquean las sustancias en el cuerpo que causan inflamación.

  • Fisioterapia y ejercicio para mantener la movilidad y la fuerza muscular.

  • Cirugía en casos graves para corregir deformidades o reemplazar articulaciones gravemente dañadas.

La artritis reumatoide es una enfermedád crónica que puede tener un impacto significativo en la vida de los adultos mayores. Aunque no se puede curar, con un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado, es posible manejar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Si sospecha que usted o un ser querido puede tener AR, es importante consultar a un reumatólogo para obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento personalizado.

Abuelos Plus está aquí para ayudarte a elegir una residencia o centro de cuidado que mejor se adapte a tus necesidades. Contáctanos al 91 269 46 56 o haz clic aquí. 

Boletín informativo / Recibe cada mes las noticias sobre el envejecimiento